joseluis_movilidad

¿Cómo proteger los móviles de empresa?

No hace tantos años que la distinción entre el entorno profesional y el personal era más que evidente. Pero con la llegada de los dispositivos móviles, este panorama cambia y se nos plantean infinidad de preguntas.

Uso del móvil de empresa para temas personales

Recientes estudios muestran que, en muchas ocasiones, los trabajadores hacen uso del terminal de empresa para su vida privada. Según publica la Fundación Telefónica en “La Sociedad de la Información 2016”, el 79,5% de los empleados que disponen de móviles de empresa, lo utilizan también para su vida personal. Es más, el 68,3% instala en estos dispositivos aplicaciones personales, lo que conlleva que los límites entre el terreno profesional y personal se disipen.

Móviles personales que se conectan a la red corporativa

Igualmente, nos encontramos con el caso contrario, dispositivos móviles personales que acaban introduciéndose en el entorno profesional, conectándose a la red wifi corporativa, configurándose el correo corporativo e incluso ciertas aplicaciones de uso profesional de la organización.

La realidad es que la movilidad ha dado paso a grandes ventajas del ámbito profesional, como la capacidad de llevar con nosotros datos relacionados con las actividades diarias de nuestras compañías, la flexibilidad laboral, la optimización de tiempos y recursos, el aumento de la productividad de los empleados, la localización del personal itinerante y, sobre todo, la comunicación rápida y directa.

Nuevos retos de securización en estos entornos

Sin embargo, no podemos obviar los nuevos retos que se presentan para la seguridad de nuestras compañías. Aunque resulte cómodo y beneficioso “llevar encima” nuestros datos, si no tenemos una serie de precauciones, se puede convertir en un arma de doble filo. Algunos de los desafíos que se plantean las organizaciones ante este fenómeno son la posible pérdida o robo de los dispositivos móviles, la fuga de información, el acceso no autorizado a ciertas aplicaciones, contenidos o recursos corporativos o las infecciones de malware que se puedan extender a la red principal desde el dispositivo móvil.

Dos de las cuestiones a tener en cuenta en relación al uso que hacemos con nuestros dispositivos de empresa son el correo electrónico y las aplicaciones móviles. Por su parte, el correo electrónico contiene gran cantidad de información que seguro que no querríamos que fuera pública. ¿Estamos seguros de que nuestros móviles están protegidos debidamente? ¿Contamos con una clave, un pin o un patrón de desbloqueo seguro? ¿Qué ocurre si nos roban el dispositivo? ¿Tenemos capacidad para borrar la información del teléfono de forma remota?

En cuanto a la gestión de las aplicaciones móviles, sería conveniente prestar atención en qué nos descargamos. Estas apps, muchas de origen desconocido y por lo tanto poco fiables, se conectan a nuestras redes wifi. No controlar este tipo de acciones puede generar consecuencias no deseadas.

Como vemos, el uso de dispositivos móviles en el ámbito laboral es inevitable, a la vez que beneficioso, pero debe estar siempre alineado con la política de seguridad de la empresa para evitar imprevistos. Resulta crucial, para que las compañías afronten lo mejor posible los cambios relacionados con la movilidad, que la política implementada de las entidades sea flexible. Por una parte, se debe permitir a los empleados el uso habitual de los dispositivos y, por otro, cumplir con los intereses de las empresas en lo que respecta a seguridad.

La mayor parte de las entidades ya cuentan con la posibilidad de acceder de manera segura a sus aplicaciones internas de manera remota. Las aplicaciones WEB securizadas o las conexiones VPN son ejemplos de mecanismos que nos permiten trabajar desde cualquier lugar con tan solo una conexión a Internet.

Gestionemos los dispositivos móviles como gestionamos los ordenadores

Aunque podamos pasarlo por alto, los dispositivos móviles son un elemento más de trabajo, por lo que requieren el mismo tratamiento y protocolo de gestión que un ordenador de oficina. Para hacer frente a los riesgos que comentábamos, se requieren herramientas especializadas de EMM (Enterprise mobility management) que nos permitan, entre otras cosas, realizar una gestión centralizada de nuestra plataforma móvil, crear políticas flexibles que permitan el uso “normal” de los dispositivos o gestionar la compatibilidad total de los dispositivos (Android, IOS, Windows Phone, Windows 10, etc.).

Son muchas las soluciones y fabricantes que podemos encontrar en el mercado que afrontan las cuestiones referentes a la movilidad. Resulta interesante que cada empresa estudie en detalle las características de cada solución y elija la que más se ajuste a sus necesidades y presupuesto. Según los datos publicados por Gartner en junio de 2017, VMWare es líder destacado del mercado, seguido de MobileIron, IBM y Blackberry.

Gartner-Quadrant-móviles-empresa

Por nuestra experiencia en Alhambra-Eidos, trabajando con clientes que precisan de la infraestructura necesaria para el correcto funcionamiento de la solución de EMM, pensamos que los dispositivos móviles deben gestionarse como se gestiona un PC corporativo. La forma de afrontar este reto es disponer de herramientas fiables que permitan la correcta digitalización del servicio, manteniendo la seguridad y el control de los dispositivos móviles utilizados y minimizando el mantenimiento informático del servicio gracias al rápido despliegue de dispositivos nuevos o de sustitución.

Si deseas más información haz clic aquí.

También te puede interesar... Servicios de Seguridad en la Nube: clave para tu negocio

Movilidad WiFi Seguridad Ciberseguridad OneseQ

Conoce todos tus derechos en nuestra Política de Privacidad y puedes ejercerlos desde aquí.

SÍGUENOS

ENTRADAS RECIENTES